«Híbrido» es uno de esos temas que están circulando en los últimos tiempos y, aunque eso y una loca de los coches y esto también se aplica a la industria automotriz, en realidad me refiero a la última tendencia en el mundo de la Gestión de Proyectos: «Gestión de Proyectos Híbrida”, para ser más precisos.

¿Qué es la Gestión de Proyectos Híbrida?

Híbrido, según la definición en el diccionario, se refiere a algo de carácter mixto, formado por la combinación de dos elementos, especies o variedades diferentes. En el mundo de la gestión de proyectos, se traduce como enfoques de gestión de proyectos que combinan dos o más métodos de entrega aparentemente contradictorios (según dicen …), como el infame Agile (enfoque adaptativo) y Waterfall (enfoque predictivo). Para que conste, no me gusta ver la realidad en puro blanco y negro y, según mi experiencia, hay varios tonos de gris entre estos dos. Sin embargo, los extremos siempre tienden a funcionar mejor para hacer un punto, por lo tanto, digamos que ese híbrido sería una especie de enfoque «Wagile«.

En Wellingtone, preferimos la idea de «Bricolaje de Gestión de Proyectos» – la base es la misma, la forma en que se pueden mezclar y combinar herramientas y técnicas de varios métodos – sin embargo, enfatiza el papel del conocimiento tácito y abre espacio para improvisación y prácticas novedosas en una mentalidad de bricolaje (DIY). Además, tiene un nombre mucho más chulo, en mi opinión.

¿Por qué lo necesitaría?

La aparición de enfoques híbridos refleja un desafío al que se enfrentan la mayoría de las organizaciones cuando se enfrentan al cambio, es decir, todo el tiempo: deben ser eficientes y aprovechar las oportunidades. Y, al mismo tiempo, deben ser adaptables y explorar nuevas empresas si deben seguir siendo relevantes en el mercado. Echa un vistazo a la investigación sobre «ambidestreza organizacional» y «capacidades dinámicas» para obtener más información sobre este tema y permíteme una sinopsis: debemos perseguir ambas.

No es de extrañar, entonces, que esta idea se haya trasladado en cascada a los proyectos. Después de todo, muchos proyectos se inician con escalas de tiempo agresivas que deben cumplirse pero con un alcance vago, un riesgo de implementación que podría abordarse más fácilmente con enfoques Agile, concebidos para abordar requisitos desconocidos y entrega acelerada. Sin embargo, volverse completamente Agile puede ser demasiado complicado para algunas organizaciones, en particular, si están muy reguladas o si les falta una cultura que pueda respaldar Agile. En estos casos, un híbrido de Agile y Cascada puede ser el mejor enfoque.

¿Cómo implementarlo?

Con un enfoque híbrido, el proyecto se gestiona de una manera más típica de «cascada», donde el alcance y los requisitos se definen de antemano, pero la entrega del mismo (incluido el desarrollo y las pruebas) se divide en iteraciones similares a los «sprints» de scrum como utilizado en metodologías ágiles.

Entonces tendrás lo mejor de ambos mundos: por un lado, la estructura y la tranquilidad de tener un alcance definido y acordado; por otro lado, entrega acelerada, que permite a los equipos de entrega administrar su trabajo dentro del sprint como mejor les parezca. Este enfoque, como se describe en PRINCE2 Agile o Choose your WoW, combina flexibilidad y estructura, lo que lleva a algunos autores a referirse a él como un Agile «estructurado» o «disciplinado». Tú defines los límites / tolerancias dentro de cada proyecto que se esperan que se ejecuten, pero deja que el equipo de entrega decida cómo trabajar dentro de esos límites. Todos tan contentos.

Aunque pueda parecer simple, este enfoque requiere la mentalidad adecuada y una guía clara sobre lo que se espera de los diferentes roles. A continuación enumero un conjunto de sugerencias y consejos para comenzar:

  • Co-crea el nuevo enfoque: sé que eres bueno, pero no cambies tu método después de leer este artículo. Reúne a tu comunidad de gestión de proyectos y discútelo. No tengas miedo de hacer preguntas también: ¿funcionaría esto para nosotros ?; ¿qué no está funcionando actualmente ?; ¿qué arreglar y qué hacer más flexible ?. Créeme: nadie destruye lo que uno ayuda a construir.
  • Definir roles y responsabilidades: esta es una parte fundamental de la gestión de proyectos, pero vale la pena mencionarla dado que, si antes utilizabas un enfoque único, es probable que los roles y responsabilidades cambien y, de no ser así, definitivamente aclarar quién se espera que haga qué y para cuándo, es una buena práctica . Hay mucha confusión entre el rol de un gerente de proyecto y un gerente de scrum, por ejemplo, por lo que esta es tu oportunidad de definir qué significan estos en tu organización.
  • Desarrolla capacidades: es fácil equivocarse en un proyecto si no utilizas los métodos más adecuados. Si bien las organizaciones pueden beneficiarse al establecer sus estándares de métodos, un enfoque aún mejor es equipar a los equipos de proyecto con los conocimientos necesarios para poder decidir qué funciona mejor dada la naturaleza y las características de sus proyectos. Si estás usando un tenedor para comer la sopa… no culpes al tenedor.
  • Pruébalo como un piloto: al igual que con cualquier método nuevo, será difícil hacerlo bien al 100% la primera vez. Primero, intenta construir bases sólidas y, solo entonces, refínalo y mejóralo escuchando los comentarios de quién lo usa a diario. Por lo tanto, recomiendo probar el nuevo enfoque en un par de proyectos con diferentes niveles de complejidad. Entonces estarás mejor equipado para fallar rápidamente y adoptar y adaptarte según sea necesario.
  • Identifica campeones: tener una cultura organizacional y de proyectos que apoye este nuevo enfoque es un ingrediente fundamental para que tengas éxito. A continuación, la identificación de campeones internos en los diferentes departamentos para plantar y cultivar la semilla de la nueva mentalidad es otra recomendación. Estos campeones están ahí para reforzar el mensaje, aclarar preguntas e incluso pueden actuar como entrenadores. Después de todo, el cambio sostenible proviene de tener la mentalidad correcta, el método es «solo» un facilitador.

¿Te interesa saber más o analizar la madurez de tu organización para una transición a nuevas formas de trabajar? ¡Ponte en contacto y reserva 30 minutos de consultoría gratis con uno de nuestros especialistas!

En este artículo

Regístrate en la Newsletter

By: Marisa Silva (The Lucky PM)

Marisa Silva (The Lucky PM)
PPM specialist with extensive experience in industry with a focus on collaboration, PMO conception & strategy, method and capability development. Marisa also retains depth expertise in Microsoft PPM having led a large number of client deployments.

Publicado: 25 noviembre 2021