La tutoría es una relación continua que puede durar mucho tiempo y, por lo tanto, requiere una relación de confianza y compenetración de carácter informal y ad hoc, instigada por el tutelado. La tutoría tiende a centrarse más en el desarrollo profesional de una persona teniendo en cuenta sus habilidades y cómo las aplica a su trabajo actual y al que aspira.