En sólo tres años, hemos pasado de una gestión de proyectos manual a una PMO que consideramos apta para presentar su nombre a un premio reconocido mundialmente. Es un logro enorme, y es un viaje que no habría sido posible sin el apoyo del equipo de Wellingtone.