La forma de presentación fue perfecta. La Introducción a la Gestión de Riesgos pareció un curso y no una reunión. El envío previo de los materiales para que tuviéramos una copia en papel de la que leer y tomar notas fue mucho más fácil para los ojos (y el cerebro) que leerlo todo en la pantalla.