La formadora fue excelente. Se desenvolvió muy bien con un grupo diverso de personas que tenían conocimientos muy variados. Fue paciente, alentadora y no hizo que nadie se sintiera avergonzado por hacer preguntas tontas.