El entorno permitió establecer contactos y compartir las mejores prácticas a lo largo de cada parte del curso. El formador de Wellingtone fue muy agradable e interactuó bien con el grupo.