Los facilitadores fueron fantásticos. Fueron más allá de su cometido y nos proporcionaron un flujo constante de conocimientos e ideas. Parecía más una consultoría a medida que un programa de formación estándar.